Florencio Ceballos

telecentre.org

IDRC

 

De las experiencias al movimiento

Hace unos 10 o 15 años atrás, los primeros telecentros comenzaban a florecer alrededor del mundo. Eran el fruto de mentes visionarias, de líderes carismáticos y de comunidades entusiastas. Eran también una respuesta a la preocupación creciente porque los beneficios de las nuevas tecnologías pudiesen extenderse a todas las personas y no condenaran a los excluidos del progreso a una exclusión aún más profunda.  

Pero aunque estas experiencias estaban fuertemente comprometidas localmente, muchas veces se encontraban desconectadas entre sí. Además, eran incomprendidas, vistas como algo “interesante” pero imposible de ser replicado. Ha pasado el tiempo, y los telecentros ya no son iniciativas aisladas. Nacen y se multiplican en todos los puntos del globo. Poco a poco, esas experiencias van sabiendo de sus pares y se van dando cuenta que a pesar de las diferencias culturales, tecnológicas o de idioma, enfrentan desafíos bastante parecidos. También han dejado de ser incomprendidas: aunque la iniciativa y la visión de líderes locales motivados siguen siendo un elemento esencial, también los gobiernos y las grandes organizaciones comienzan a valorarlos como herramientas de desarrollo y comienzan a invertir en ellos.

 

Entendemos la actividad de los telecentros no únicamente como iniciativas aisladas sino que también como un “movimiento”, es decir una acción colectiva que va creciendo a medida que iniciativas similares se van reconociendo, asociando y conquistando nuevos espacios. Creemos que la vocación del movimiento de telecentros es a la vez local y global: inciden en sus comunidades directas y se ajusta a sus necesidades, pero también ofrecen el espacio y los instrumentos para conectar a dichas comunidades con las realidades de su región, de su país y del mundo. Pensamos además, y debido a lo anterior, que el movimiento de telecentros debe ser un movimiento en red, y es a aquello a lo que deseamos aportar.

 

telecentre.org tiene como uno de sus principales objetivos el contribuir a fortalecer las redes de telecentros existentes alrededor del mundo. No pretendemos crear redes por nuestra cuenta, ni ser los elementos centrales para que las redes funcionen. Pero creemos que podemos aportar un granito de arena para hacer las cosas más fáciles, para que las redes de telecentros puedan cumplir mejor su labor.

 

Claro que a estas alturas, la pregunta que muchos pueden hacerse es: ¿Y porqué es bueno funcionar en red? Para responder a esta pregunta, quizá convenga preguntarse primero...

 

Descargar Articulo Completo